Cuando empiezas a vender tus productos para recaudar fondos para tu viaje de fin de curso, uno de los problemas con los que puedes cruzarte en tu camino es no saber dónde vender los productos de los que dispones. La táctica tradicional es ir de puerta en puerta por el vecindario y recurrir a familiares, vecinos y amigos. Pero si vas más allá y planificas una buena estrategia, puedes conseguir mucho más dinero para tu viaje de fin de curso. He aquí unas cuantas ideas que te ayudarán en esta labor:

  • Puerta por puerta: como te decimos, es una idea arriesgada. Te arriesgas a andar durante horas de puerta en puerta, que no te abran la puerta, que no se lo tomen muy bien… Es una idea cansada y poco atractiva. Además no es muy rentable si tienes en cuenta la cantidad de horas que inviertes y el poco dinero que conseguirás.

 

  • Recurriendo directamente a conocidos: seguramente te compren… pero por pena. Conseguirás ingresos rápidos al principio, pero es una fuente de dinero que se agota muy rápidamente. Y desde luego no da para un viaje de fin de curso. Además, es una versión más complicada de pedirle dinero a tus padres.

 

  • En locales de amigos y familiares: puedes probar a exponer tus productos en una tienda si conoces a los dueños del local. Claro que si no conoces a nadie, esta vía es imposible. También tienes que tener en cuenta que el local sea de una temática parecida y que tus productos, además, no quiten demasiado espacio o no molesten.

 

  • Stands en eventos: dependiendo del tipo de productos que vendas, puedes montar un puestecillo en algunos eventos que se realicen en tu ciudad y vender ahí. Esto supone varios problemas principales: por un lado, que tienes que tenerlo previsto con mucha antelación para poder solicitar que te dejen un stand. Si eres menor de edad, es posible que no te dejen y tengas que pedir ayuda a un adulto. Además, tienes que tener muchos productos preparados y sobre todo, estar dispuesto a pagar el alto precio de alquiler del stand (dependiendo del evento y del tamaño del puesto puede ir de 300€ a 1000€). Muy seguramente no te salga rentable. Aunque si tienes pensado vender a largo plazo, te puede servir para darte a conocer. También es un buen modo de vender rápido.

 

  • Tu propio puestecillo en el campus: Una opción más barata y mucho mejor del punto anterior, es montar tu propio stand o “top manta” en tu centro de estudios. Aunque por supuesto, tendrás que pedir permiso antes o aprovechar algún evento organizado por tu centro de estudios. Una buena idea es que propongas a tus profesores o directores organizar una jornada de venta en horas extraescolares, un pequeño festival para ayudar a los alumnos a vender. En las universidades se proponen muchas actividades en las que montar tu puesto. En otro tipo de centro de estudios no es tan frecuente, pero es cuestión de proponerlo. Esto tendrá todas las ventajas del punto anterior (darte a conocer, vender rápido), pero no los inconvenientes (organizar con mucha antelación, llevar mucho producto, permisos y sobre todo el alquiler). Al no tener que pagar un alto alquiler, será mucho más rentable y el dinero que consigas te cundirá más.

 

  • Por Internet: es una idea sencilla, barata, divertida, moderna, innovadora… ¡ideal para jóvenes! En Internet no tienes que pagar alquiler (tienes que pagar otro tipo de cuotas que son infinítamente más baratas) y es mucho más fácil vender. ¡Además tus productos pueden llegar a cualquier lugar del mundo! Montarte una página web de compra no tiene por qué ser complicado, pero si quieres la opción más sencilla, esa es Ebay. En esta página puedes vender a cualquier parte del mundo de un modo muy sencillo y te cobran sólo unos céntimos por cada artículo que subes. Además trabaja con Paypal, un método de pago online especializado en la protección de tus datos. Así que Ebay es seguro y fácil de usar. Esta web es utilizada por millones de personas en todo el mundo. ¡Imagínate las posibilidades! Y no olvides publicar en tus redes sociales tus mejores productos para que llegue a más gente.

Estas son nuestras propuestas, ¿se te ocurre alguna más? Si es así, escríbenos para comentarnos tus experiencias e ideas y ayúdanos a que la comunidad de Estudiantes Viajeros crezca.